Ganaron los violentos: por la interna de la barrabrava de Racing suspendieron el partido con Mitre por la Copa Argentina