El torneo Clausura. Racing se movió entre silbidos, muestras de repudio y pura desazón