Racing se refugia en la urgencia