En Avellaneda. Racing y San Lorenzo sólo quieren estabilizarse