Opinión. Ramón Díaz, con casi todo para perder