Ramón: "Todavía no es el River que quiero"

Por Hernán Finessi De la Redacción de LA NACION
(0)
27 de agosto de 2001  

Ramón Díaz está tranquilo. Sabe que River va por la buena senda, pero a diferencia de su primera etapa en el club, evita grandilocuencias y altanería. Aunque su equipo haya hecho siete goles en dos partidos, aunque le haya ganado por goleada a Huracán, verdugo millonario en los últimos dos torneos, El Pelado, se aferra al discurso autocrítico.

"Todavía no es el River que quiero. Al equipo lo vi muy ansioso en los primeros minutos, como que quería demostrar cosas rápidamente, pero a medida que pasaban lo minutos fuimos mejorando; creo que fue efectivo. Hay cosas por mejorar, de a poco lo vamos a ir haciendo. Tal vez en el primer tiempo nos faltó un poco de serenidad para manejar la pelota de mitad de cancha para adelante. Estuvimos imprecisos. Sin embargo, convertir cuatro goles no es fácil en estos momentos", dijo el entrenador riojano antes de dejar otros conceptos.

  • La falta de refuerzos. "No se puede decir que no nos trajeron refuerzos. Queríamos un atacante más por todos los compromisos que tenemos que afrontar, pero por suerte nos estamos arreglando con los muy buenos volantes que tenemos, que pueden llegar al gol en cualquier momento. ¿Si los dirigentes acertaron en no traer al Turu Flores? Pegúntenles a los dirigentes".
  • El planteo. "No estamos acostumbrados a jugar al contragolpe; a mí me gusta que mis equipos aprieten, que presionen bien arriba. Pero para eso hay que trabajar mucho. Lo importante es que cualquiera puede jugar en cualquier momento, están todos bien, y eso me da muchas posibilidades."
  • Cardetti. "¿Si Martín puede ser el goleador del torneo...? Lo estamos poniendo en condiciones, ubicándolo en un sector que lo beneficia junto con el acompañamiento del equipo. Igual, lo vamos a seguir exigiendo, porque hoy (por ayer) tuvo dos o tres situaciones claras que desperdició."
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?