Real Madrid fue puro fuego; Chelsea salvó el honor inglés