Reclamaron un córner y les dieron un gol