Redondo seguirá sin jugar

Permanecerá otros tres meses inactivo
Permanecerá otros tres meses inactivo
(0)
24 de enero de 2002  

Condenado desde mayo de 2000 a no poder pisar una cancha por sus persistentes lesiones en la rodilla derecha, una nueva operación prolongará la inactividad del volante central Fernando Redondo al menos durante otros tres meses. El jugador fue sometido el martes último a una "exploración tendinosa" debido a que apareció una complicación cuando estaba realizando la recuperación de la rotura de ligamentos cruzados.

Redondo, de 32 años, sufría desde hace un tiempo una tenosinovitis o inflamación crónica de la vaina del tendón rotuliano derecho, y fue operado durante dos horas en el sanatorio Mitre por tres médicos: Donato Villani, del seleccionado nacional, Luis Seveso y Homero D´Agostino. El origen de esta lesión sería el sobreesfuerzo repetitivo y continuado, algo que según explicó Villani pudo haberse provocado durante la recuperación que el jugador venía realizando en los últimos meses.

Pese a la cadena ininterrumpida de imponderables, Redondo no estaría dispuesto a abandonar el fútbol. Ahora, el volante deberá comenzar otra recuperación para poder volver a jugar al fútbol, algo que no ocurriría sino hasta mayo próximo, es decir que la actual temporada del calcio ya ha terminado para el ex jugador de Argentinos. Así, se cumplirían dos años de inactividad para el volante, ya que no juega desde el 24 de mayo de 2000, cuando como capitán de Real Madrid le ganó por 3 a 0 a Valencia, en París, la final de la Liga de Campeones.

Desde agosto de 2000, cuando fue transferido de Real Madrid a Milan en 17.000.000 de dólares, Redondo ha ido de problema en problema. Esta fue su tercera operación desde entonces, pues debió ser intervenido por la rotura de los ligamentos en octubre de 2000 y en julio de 2001 le hicieron una "limpieza de rodilla". Por su inactividad, en septiembre de 2001 Redondo renunció a cobrar el sueldo de 250.000 dólares por mes que había acordado con la entidad que dirige Silvio Berlusconi hasta no estar en plenas condiciones de jugar.

Redondo, que los días de recuperación los dividió entre Madrid y Buenos Aires, inició su carrera en Argentinos, pero en 1991 fue transferido a Tenerife y tres años después pasó a Real Madrid, donde se convirtió en uno de los símbolos de la Casa Blanca .

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.