Renovación y cambio nacional

Cristian Grosso
(0)
2 de mayo de 2003  

En los amistosos con Japón y Holanda, Marcelo Bielsa se había recostado en los históricos para formar el seleccionado. Las dos veces recurrió a diez mundialistas –el único infiltrado fue Facundo Quiroga– para integrar aquellas alineaciones que ganaron y perdieron, alternativamente. Aquello irritó. Pero hace varios meses que palpita otra selección. Una formación emergente que derrumba la supuesta tozudez del entrenador. Hay un dato concreto que avala esto: de los 55 futbolistas que el DT citó en su segundo ciclo, 23 han sido debutantes. Optó por un 42% de jugadores nuevos, como Scaloni (24 años), Duscher (24), Luis González (21), Leo Franco (25), Battaglia (22), Cetto (21), Heinze (25) y Mariano González (21), entre otros. Y Bielsa está decidido a darles mayor participación.

Además, entre los 32 futbolistas que conocían al entrenador del primer ciclo, varios solamente tuvieron un contacto breve con él. A veces, fugaz. Y esto también debe acreditarse en la metamorfosis de apellidos. Como Saja (23) y Gabriel Milito (22), que sólo documentaban un partido en la selección. O Coloccini (21), D´Alessandro (22) y Nicolás Medina (21), que habían participado de algunas giras como sparrings juveniles. O Cambiasso (22), Saviola (21), Solari (26), Riquelme (24), Quiroga (25), Romeo (25), Galletti (22) y Castroman (23) que únicamente habían sumado pocos minutos camino a Corea–Japón 2002. Un destino que ninguno de ellos alcanzó.

También convive una renovación natural entre la edad de muchos futbolistas y la renuncia de un par. Batistuta (34 años) y Burgos (34) ya decidieron bajarse de la selección. Sensini (36) hace tiempo quedó al margen. El desplazamiento de Berizzo (33) y de Vivas (33) se aceleró por lesiones. Chamot (33), Caniggia (36) y hasta el Cholo Simeone (33) ya no pueden pelear contra el almanaque. Y Bonano (33) y Pochettino (31) saben que de su actual situación de suplentes a la de prescindibles sólo habrá un paso.

Que anteayer en Trípoli hayan coincidido en la cancha Saviola, Riquelme, Aimar, Cambiasso, Galletti y Gallardo es una señal de recambio. Y de atrevimiento. Que únicamente hayan sido citados cinco mundialistas es otro indicio. Pero no habrá proscriptos ni se tratará de una refundación. Bielsa no dejó de creer en Ayala, Zanetti, Verón, Crespo, Samuel y cía., aunque sí lo inquietaron algunas pobres producciones de ellos. Se trata de buscar alternativas, optimizar el tamiz y turnar el protagonismo. Aparece un equipo naciente. Al futuro no hay que esperarlo. Hay que buscarlo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.