Ridiculizado: Blatter fijó la fecha de las elecciones en medio de una cruda metáfora de la corrupción