Rionegro-Independiente, Copa Sudamericana: el Rojo no pudo en Medellín

CONMEBOL Sudamericana Ronda de 32
  • 3
Rionegro Águilas

Rionegro Águilas

  • Mauricio Gómez /
  • Kevin Salazar /
  • Jáder Obrian
  • 2
Independiente

Independiente

  • Cecilio Domínguez /
  • Silvio Romero
Ariel Ruya
(0)
21 de mayo de 2019  • 21:00

Independiente busca su destino. Hace tiempo que extravió sus épocas de gloria, de títulos internacionales, de vueltas olímpicas selladas de prestigio. Ariel Holan intentó imprimirle una dosis de aquella vieja escuela, pero duró un suspiro, con la Sudamericana 2017. Hoy, es una formación sin prepotencia, que se apaga ante el mínimo desliz. Y en el futuro, es una moneda al aire. Anoche, perdió 3-2 contra las Águilas Doradas Rionegro, por el primer encuentro de los 16avos de final de la Sudamericana. El martes próximo, en Avellaneda, será el desquite.

El conjunto colombiano es de vuelo bajo. Penúltimo en el último torneo doméstico, con 16 puntos, a 23 de Millonarios, el campeón. El estadio es pequeño, con pocos hinchas, en el departamento de Antioquia, que se encuentra a 2100 metros sobre el nivel del mar. Independiente se apagó en el silencio.

Ganaba por 1-0, con una asistencia de Benítez, capturada por una inspiración de Domínguez. El resto, fue un suplicio, frente a un equipo entusiasta, con el colmillo afilado, pero sin misterios. Al menos, encontró el descuento, a través de Romero.

Holan asegura que va a renovar el contrato. Hace tiempo que perdió la brújula, al igual que el equipo que dirige. Espía el futuro con las ideas claras, más allá de que en el presente no hay palabras alentadoras.

"Hace muchos años que tenemos una cuenta pendiente con los torneos locales, vamos a ver en el final de este semestre cómo nos preparamos para lo que viene. La Copa Sudamericana es el objetivo central del 2019 para Independiente", contó, horas antes del encuentro. Una eventual eliminación sería un golpe de efecto demasiado caro para sus sentimientos.

"No podemos descuidar la Copa Argentina y el próximo torneo para el que Independiente tendrá que ser competitivo, porque hace muchísimo tiempo que no obtenemos un campeonato local", suele contar el DT. Y es cierto: el último trofeo doméstico fue el Apertura 2002. Para un club que supo ser el orgullo nacional, parece un suplicio que se extiende en el tiempo.

En la Superliga, Racing se consagró campeón con 57 puntos, mientras que Independiente quedó en el puesto 7°, con 38, lejos de la lucha por el título y la clasificación para la próxima Libertadores. En la anterior Superliga, el conjunto que dirige Ariel Holan tuvo otra decepcionante actuación: fue 6°, con 46 puntos, a 12 unidades de Boca.

En la Copa de la Superliga, quedó eliminado en la primera instancia. "Hay que enriquecer el plantel, volver a levantar un trofeo internacional y estar a la altura en los torneos nacionales", cuenta. Hoy, el plantel no tiene jerarquía y el conductor está confundido.

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.