Riquelme por un lado...y Palermo por el otro