Rivarola, acorralado por la intolerancia

El ciclo del técnico podría finalizar hoy; barrabravas de Racing fueron hasta el hotel donde se concentra el equipo para exigirle la renuncia
El ciclo del técnico podría finalizar hoy; barrabravas de Racing fueron hasta el hotel donde se concentra el equipo para exigirle la renuncia
Diego Morini
(0)
26 de septiembre de 2005  

La esquina de Viamonte y Reconquista se trasformó en un lúgubre escenario. Eran las 19.55 cuando en la puerta del hotel Amerian, donde se concentra Racing, un grupo de barrabravas de la Academia, molesto por la caída por 2 a 0 en el clásico ante Boca, se acercó a exigir la renuncia del entrenador Guillermo Rivarola y se lo hizo saber a Miguel Colombatti, el ayudante de campo del DT. El alejamiento podría concretarse hoy tras una charla que el técnico mantendrá con Alberto Fanesi, el director deportivo de la entidad de Avellaneda.

La visita de los simpatizantes de la Academia, que comenzó con apenas seis personas, duró exactamente 17 minutos. Con gestos ampulosos le comunicaron a Colombatti sus discrepancias con Rivarola. Entre los que reclamaban con más efusividad estaba quien es conocido como El Pampa, muy identificado con la Guardia Imperial.

Las demandas también se reflejaron durante el partido, pero con varias banderas que estaban dirigidas a Fernando Marín, el titular de Blanquiceleste SA, la empresa gerenciadora del fútbol en Racing. La gente perdió definitivamente la paciencia y pretende el cambio de técnico y quiere la llegada de uno que sea de renombre.

Sin embargo, anoche Rivarola aún no había tomado una determinación y tampoco había charlado con Fanessi sobre su continuidad. La situación no estaría resuelta porque Marín no está en el país y se encuentra en Eslovaquia. La vuelta del gerenciador está prevista para pasado mañana.

"Por ahora voy a seguir siendo el técnico. No tomo decisiones en caliente. En estos días voy a evaluar mi situación. Hay que estar tranquilo. Insisto en que nunca tomo una determinación después de un partido", dijo Rivarola, en la salida del vestuario visitante de la Bombonera.

Se especula con que el final de este ciclo no se dilatará hasta el retorno del titular de Blanquiceleste SA, sino que todo quedará en manos de Fanesi, con la permanente asistencia de Marín desde Europa, y que a primeras horas de la tarde de hoy se sabrá si Rivarola dará un paso al costado.

Los más ansiosos porque se concrete la salida del director técnico fueron los barrabravas que charlaron con Colombatti. Se mostraron interesados en saber qué determinación tomará el DT y su número fue creciendo hasta llegar a los 15 hinchas. Arribaron en un Renault 19, color bordó, un Chrysler Neón, color terracota, y una moto. Más tarde llegó un Fiat Spazio blanco, pero ya todo había terminado.

Claro que antes de retirarse del lugar -se fueron a las 20.12- advirtieron que Rivarola se encontraba en el bar del hotel, el Golden Amerian, cuyos ventanales dan sobre la calle Reconquista. Por eso, se agolparon en el lugar y comenzaron a insultar al entrenador y a pedirle que renuncie al cargo. "Andate hijo de p..." ¿Qué estás esperando?, le gritaron algunos, mientras otros le hacían gestos intimidatorios.

"Lo sabe Fernando y la gente que maneja el fútbol. Así que yo tengo muy en claro lo que quiero. Si tengo que tomar la decisión de dar un paso al costado lo voy a hacer. En ese sentido tengo todo muy claro". Las palabras de Rivarola reflejaron cuál es la situación y dejó en claro que no va a esperar que lo echen del cargo.

Frente a este panorama, resulta inevitable que ya comiencen a circular los nombres que podrían ponerse el buzo de entrenador de Racing en los próximos días. Uno de los candidatos que aparece en todas las listas es Gustavo Costas. Además, desde hace un tiempo se mencionan a Daniel Passarella y Juan Ramón Carrasco.

Pero Carlos Ischia parece ser el hombre que tiene más chances de quedarse con el puesto. Desde hace unas semanas dejó Colombia -era el conductor de Millonarios- y se supo que ante un ofrecimiento concreto de Newell´s, el ex DT de Vélez le solicitó tiempo a la dirigencia rosarina hasta hoy para dar una respuesta.

El final parece inevitable. El laberinto es cada vez más intrincado. Encima, un grupo de barrabravas se pavoneó prepotentemente por el hotel donde se concentra Racing exigiendo la renuncia del acorralado Guillermo Rivarola.

"Sería mala"

"La renuncia de Rivarola sería mala, se le puede cuestionar que no se ganó, pero jugamos bien y es positivo. Es un momento crítico, triste. Es duro, pero en Racing todos trabajan para cambiar la situación", dijo Raúl Estévez, el único jugador de Racing que habló tras la caída con Boca.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.