El show de De la Cruz: con más confianza, fue la gran figura en la goleada de River

CONMEBOL Libertadores Fase de grupos
  • 3
River Plate

River Plate

  • Matías Suárez /
  • Lucas Martínez Quarta /
  • Nicolás De La Cruz
  • 0
Alianza Lima

Alianza Lima

Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
12 de abril de 2019  • 00:01

River tuvo su "Día D". El "Día De La Cruz". Trazando un paralelismo con el término bélico que se popularizó tras la Batalla de Normandía de la Segunda Guerra Mundial, anoche parece haber sido el comienzo de la revolución uruguaya. Después de tantos murmullos, dudas y reproches, el técnico Marcelo Gallardo le dio el espaldarazo que necesitaba: titularidad en un duelo crucial. Y el uruguayo le respondió con una soltura poco antes vista en su juego, siendo la figura fundamental del 3-0 sobre Alianza Lima, el primer triunfo en la Copa Libertadores para quedar segundo en el Grupo A con seis puntos.

Dinámico, activo y preciso, De La Cruz fue el actor principal del juego de River. Se hizo cargo del ataque, llegó con intensidad al área rival y se asoció muy bien con sus compañeros. Y fue la figura absoluta, la pieza fundamental del triunfo: realizó una gran jugada individual y asistió a Matías Suárez en el 1-0; el defensor Francisco Duclós le cometió un claro penal que Lucas Pratto falló; generó el córner desde el que llegó el 2-0 de Lucas Martínez Quarta; y estampó el 3-0 con un espectacular zurdazo desde la medialuna en el cierre del juego.

El gol ante Inter de Porto Alegre de la semana pasada tuvo aires de liberación para el uruguayo, que ya suma tres festejos y 10 asistencias en 46 partidos con la camiseta millonaria. A los 21 años, próximo a cumplir 22 en junio, atraviesa su cuarto semestre y parece ser el momento justo para explotar el potencial que el DT siempre le vio.

"El murmullo se puede cambiar por aplauso. ¿Cuánto tiempo estuvo el murmullo por el Pity Martínez? Intentaré darle mi confianza para que pueda explotar sus virtudes, que son muchas. Todo va a depender del jugador, de la paciencia de la gente y de mi virtud como entrenador", había dicho en febrero el Muñeco. Hoy es un pequeño presagio hecho realidad.

Claro, el DT no imaginó que tendría a Juanfer Quintero afuera de las canchas al menos hasta fines de septiembre por la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. Pero el problema terminó ofreciéndole una oportunidad única a De La Cruz, el medio hermano de Carlos Sánchez que empezó a tener más minutos y ahora le saca una luz de ventaja al juvenil Cristian Ferreira en el equipo titular.

Anoche fue la última fecha de River sin público por la sanción que le impuso la Conmebol tras los incidentes en la fallida final del 24 de noviembre pasado ante Boca que se mudó a Madrid. Por eso, el público, que lo ha resistido durante mucho tiempo, no pudo rendirse a los pies de De La Cruz con una merecida ovación. Más allá de eso, el ambiente no influyó.

"No tener la chance de jugar con nuestro público genera cierta ventaja para el rival", había dicho Gallardo en la previa del juego. Pero la tarde noche en Núñez estuvo lejos de asemejarse a la del apático 0-0 con Palestino de Chile, con un River mucho más decidido y con niveles individuales y colectivos elevados.

El Millonario jugó el partido que debía jugar. Necesitó menos de 10 minutos para acomodarse en el juego y transformarse en el dueño absoluto de la pelota. Avasallante, movió los hilos a su gusto, conectó bien sus líneas y llegó con intensidad al área de Pedro Gallese, aturdido ante los avances millonarios y beneficiado por la poca precisión de los atacantes.

Igualmente, las estadísticas terminaron siendo abrumadoras: 67% sobre 33% de posesión, 20 remates (5 al arco) sobre tres (ninguno al arco) y ocho córners contra ninguno. Así, la actuación del 3-0 no solo potenció el presente de un River que promete ser protagonista, sino que hizo olvidar la ausencia de Franco Armani.

Poco peligro llevó Alianza Lima al área de Germán Lux, quien salió al Monumental envuelto en un manto de dudas luego de sus tres actuaciones en el 2019 que no habían convencido (1-3 con Patronato, 2-2 con Inter de Brasil y 2-3 con Tigre).

Gallardo esperó hasta último momento por Armani, pero el arquero titular no se recuperó de su lesión (desgarro grado 1 en el bíceps femoral derecho), abandonó anteanoche la concentración y recién volvería el próximo miércoles ante Argentino de Merlo en Salta por los 32vos de final de la Copa Argentina.

Pero lo que en la previa parecía ser un punto fundamental terminó licuándose por completo con el correr de los minutos. La pelota se movió demasiado lejos del arco de Lux, quien tuvo pocas intervenciones, se mostró sólido con la pelota en los pies y desactivó el poco peligro que llegó cerca de su área. Y vaya si le vino bien al equipo: con el 3-0, logró una buena diferencia de gol (+3) para buscar la clasificación el próximo 24 de abril en Chile ante Palestino (+1), que está tercero con cuatro puntos. Una noche redonda.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.