River-Boca. La figura xeneize: Esteban Andrada, el hombre récord en el que se sostiene el equipo de Alfaro

Esteban Andrada, figura del partido
Esteban Andrada, figura del partido Crédito: Soledad Aznarez
Pablo Lisotto
(0)
1 de septiembre de 2019  • 23:00

Nunca desentonó. Ni siquiera en medio de una de las actuaciones más austeras de la historia reciente de Boca frente a River. Esteban Andrada fue la figura de un equipo que, decididamente, se defendió en el Monumental. Un conjunto que salió a sostener el 0 a 0. Y que, a la larga, lo consiguió.

Alejado del arco rival durante 75 minutos, el conjunto conducido por Gustavo Alfaro se encomendó a su arquero para rescatar un punto de su visita a Núñez. Y el mendocino cumplió. Fue, otra vez, la figura de su equipo. Con atajadas clave, aun cuando en esta oportunidad no precisó realizar voladas espectaculares ni lucirse en algún mano a mano.

No todo fue perfecto, claro. Como el resto de sus compañeros, Andrada hizo tiempo. En cada saque de arco o tiro libre defensivo que lo tuvo como ejecutante, demoró en poner en juego la pelota de forma casi exasperante. Eso le valió las advertencias del árbitro Rapallini, que a la ¡sexta vez! que hizo lo mismo, lo amonestó. Nada cambió.

La atajada de Andrada a Martinez Quarta

00:41
Video

River fue más, evidentemente. Sin embargo, no tuvo situaciones claras de gol. El catenaccio boquense funcionó bien, más allá de que su zaga central (Lisandro López y Carlos Izquierdoz) e Iván Marcone terminaron el primer tiempo amonestados. Las opciones del millonario fueron de cabeza, de afuera del área o con remates débiles y poco esquinados, que en todo momento encontraron bien ubicado al Nº 1 xeneize, que cada partido parece sentirse más cómodo con la camiseta azul y oro.

De La Cruz probó de afuera, pero Andrada estaba bien ubicado

00:26
Video

Invicto desde el 2 de junio

El 1º de septiembre de 2019 quedará grabado a fuego en la historia xeneize. A los dos minutos del superclásico, Esteban Andrada se convirtió en el arquero que más minutos permaneció sin recibir goles. Con 869, y contando, superó un récord que desde hacía medio siglo estaba en poder de Antonio Roma, que quedó en 781.

Hay que viajar hasta el 2 de junio pasado para encontrar la última imagen de Andrada vencido. Fue después de que Lucas Janson, a los 31 minutos del segundo tiempo y de penal, estableciera el 2-0 de Tigre, en la final de la Copa de la Superliga.

Después de eso se encadenaron para el mendocino nueve partidos seguidos sin goles en contra. Fueron cuatro por la Copa Libertadores (1-0 y 2-0 vs. Paranaense y 3-0 y 0-0 ante Liga) y cinco por la Superliga (0-0 vs. Huracán, 2-0 a Patronato y Aldosivi, 1-0 a Banfield y el 0 a 0 de ayer, frente a River). En el medio estuvo el 1 a 1 con Almagro, por la Copa Argentina, pero el que cuidó los tres palos en el estadio Ciudad de La Plata fue Marcos Díaz.

Atajada de Andrada a Borré

00:43
Video

El próximo objetivo individual sería superar la marca que estableció Carlos Navarro Montoya en 1992, cuando por torneos locales no recibió goles durante 826 minutos. Aunque aún está lejos: lleva 603 sin que le conviertan. El último que le anotó en este aspecto fue Luciano Daniel Pons, de San Martín, de Tucumán, a los 27 minutos, durante el 4 a 1 boquense del 17 de marzo de este año. Luego, no recibió goles en el 0-0 con Banfield del torneo anterior, no jugó en el 1-1 con Aldosivi y aún no le marcaron en estas primeras cinco fechas de la Superliga actual.

Aunque estos números se destaquen y se valoren mucho más en la actualidad, no es solo una racha reciente. Andrada tiene un dato que sorprende; en estos primeros 13 meses que lleva en el club de la Ribera acumuló más vallas invictas (31) que goles recibidos (24).

Le costó mucho a Boca encontrar otro arquero con el aplomo suficiente para absorber la presión de ese puesto. Después de los cinco años que duró el ciclo de Agustín Orion, el desfile de nombres fue constante: Guillermo Sara, Axel Werner, Agustín Rossi, Andrada, Carlos Lampe y Marcos Díaz. Seis futbolistas para un único puesto, que habitualmente no tiene un recambio tan frecuente. Desde agosto de 2018, el exLanús talló su nombre y su apellido en la valla xeneize. Incluso, con su profesionalismo, seriedad y grandes actuaciones se ganó un premio extra: está en primera fila en la consideración de Lionel Scaloni para el seleccionado argentino.

Se fue un nuevo superclásico. Aunque pronto será olvidado, no solo por el resultado, la ausencia de emociones y el desempeño del conjunto de la Ribera, sino porque desde ahora comenzó la cuenta regresiva hacia las semifinales de la Copa Libertadores, que otra vez los tendrá como protagonistas en octubre. Boca todavía no sabe qué psará de acá en más. Eso sí: sabe quién ocupará el arco en otro de los desafíos que se escriben con mayúsculas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.