River, con la cabeza en Real Madrid y en Abu Dhabi: los detalles del Mundial de Clubes

Fuente: AFP
Fernando Vergara
(0)
10 de diciembre de 2018  • 19:00

La vida sigue para este River, a pesar de que ningún simpatizante millonario quiere borrar de su cabeza el triunfo en la final de la Copa Libertadores contra Boca. Un galardón que lo depositó directamente en el Mundial de Clubes de Emiratos Árabes Unidos, allí donde ahora sueña con enfrentar a Real Madrid en Abu Dhabi, una megaciudad del siglo XXI, con arenas de playas blancas, mezquitas impactantes, aroma a café especiado y hoteles de lujo.

Con el envión por el histórico logro, River aterrizará esta noche en su nuevo destino. ¿Cómo será el camino de la competencia que cerrará el 2018? El Mundial de Clubes arrancará mañana. Se jugará entre dos ciudades: Al Ain y Abu Dhabi. Tanto River como Real Madrid -campeón de la Champions League- están clasificados a las semifinales del torneo. Así, el equipo que conduce Marcelo Gallardo deberá aguardar dos compromisos para conocer a su rival en la semifinal. Mañana será el turno para Al-Ain (Emiratos Árabes Unidos) con Team Wellington, de Nueva Zelanda. El vencedor de ese encuentro se enfrentará, el 15 de diciembre, con el representante africano, Esperanza Deportiva, de Túnez. Del ganador de ese cruce saldrá el rival del millonario. De este modo, la semifinal será el 18 de diciembre en el estadio Hazza bin Zayed, en la ciudad Al-Ain, a las 13.30 de la Argentina.

Del otro lado de la llave, Real Madrid espera por el ganador de Kashima Antlers (Japón) contra Chivas de Guadalajara (México). En tanto que la final del certamen está programada para el sábado 22 de diciembre, en Abu Dhabi. En definitiva, el sueño millonario es encontrarse en el estadio Jeque Zayed contra la potencia del equipo dirigido por Santiago Solari, precisamente un hijo de la casa riverplatense.

Nuevos objetivos, nuevos desafíos. Y una nómina que Marcelo Gallardo tuvo que achicar con respecto a la de la Libertadores. En la lista de 23 futbolistas que River presentó para disputar el Mundial de Clubes no figura Luciano Lollo, quien sufrió una lesión en el segundo metatarsiano del pie derecho, y también quedaron afuera algunos juveniles que tuvieron minutos en los últimos partidos como Cristian Ferreira y Santiago Sosa. El que reapareció como tercer arquero es Enrique Bologna. Y también está Rafael Santos Borré, quien se perdió el partido en el Bernabéu por suspensión.

Sedes en movimiento

A lo largo de su historia, el Mundial de Clubes se disputó en Brasil, Japón, Emiratos Árabes y Marruecos. Boca y River lo hicieron en Yokohama, San Lorenzo en Marrakech y el único club argentino que ya jugó en el estadio Jeque Zayed de Abu Dabi fue Estudiantes, que perdió la final en en 2009 contra Barcelona por 2-1.

El proceso de aplicación para las sedes de 2017 y 2018 comenzó en febrero de 2014. Hubo interés desde Brasil, India y Japón, pero finalmente las sedes recayeron en los Emiratos Árabes. Lo que venga de acá en adelante todavía son interrogantes. Esta competencia planea nuevas modificaciones en lo inmediato. De hecho, el mismo día de la final entre River y Boca en el Bernabéu, un grupo de trabajo de la FIFA se reunió en Paris para analizar la creación de un campeonato de clubes más amplio. Encabezados por Zvonimir Boban, secretario general adjunto de la entidad con sede en Zurich, allí debatieron acerca del calendario del futuro torneo, día de inicio, formato, número de clubes, lista de acceso y asignación de plazas. Se especula con que la competición pasaría de ser anual a disputarse cada cuatro años, con los campeones de la Champions, la Europa League y la Libertadores de las últimas cuatro temporadas. Así, con 24 equipos presentes, el certamen duraría 18 días.

Una competencia dominada por los europeos

Esta será la 15° edición del Mundial de Clubes, que tiene 10 títulos de equipos europeos y cuatro sudamericanos. Ningún club argentino logró, hasta ahora, conquistar el trofeo. Los cuatro campeonatos de Conmebol quedaron en Brasil: Corinthians (dos veces), San Pablo e Internacional de Porto Alegre.

Comandados por Solari, Real Madrid conoce a la perfección este certamen, que ganó en tres de las últimas cuatro ediciones. Como de costumbre, los elencos europeos aparecen como favoritos en los últimos años, en una brecha que se amplía con el resto del planeta debido a la marcada diferencia económica entre las instituciones. No obstante, en River la confianza es óptima. Y tienen argumentos para sostener la ilusión. Por un lado, llegarán a esta competencia con la confianza en alza, después de dejar en el camino nada menos que a Boca. Y a diferencia de 2015, donde el club de Núñez sufrió una goleada 3-0 contra Barcelona, en esta ocasión las condiciones futbolísticas son las mejores. No es un detalle menor: hace tres años River se consagró campeón de América en agosto y luego el equipo perdió algunas piezas vitales que resquebrajaron el esquema. En ese sentido, el actual formato anual de la Libertadores le tendió una mano.

Por otro lado, este Real Madrid es una caja de sorpresas. Claro, no deja de ser un equipo de jerarquía que cuenta con Thibaut Courtois, Raphael Varane, Sergio Ramos, Marcelo, Luka Modric, Toni Kroos, Isco, Gareht Bale y Karim Benzema, entre otros. Pero el proceso está en plena transición tras la resonante salida de Julen Lopetegui en la dirección técnica y el arribo del Indiecito Solari, que tendrá varios frentes con los que lidiar en un vestuario repleto de estrellas.

Abu Dabi será la próxima escala para River. Un equipo que sueña con escalar a la cima del planeta fútbol.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.