River. Cómo fue el regreso de Ponzio, el histórico capitán que apenas jugó 169 minutos en el semestre

Crédito: @RiverPlate
Fernando Vergara
(0)
3 de noviembre de 2019  • 09:42

Cuando el tiempo transcurra y se puedan observar con mayor perspectiva los logros del River de Marcelo Gallardo, sin dudas que el nombre de Leonardo Ponzio aparecerá como uno de los estandartes principales de un ciclo histórico. Relegado en el 2019 debido a las lesiones y al paso lógico de los años, el histórico capitán trata de pasar la última etapa de su carrera como lo merece un jugador de su trayectoria: adentro del terreno de juego. Así, anoche volvió a ser titular después de tres meses en el cruce que su equipo le ganó a Aldosivi por 2-1 en Mar del Plata.

El santafesino de 37 años sabe y conoce mejor que nadie esa especie de rol secundario que le toca cumplir en el River de hoy. Con Enzo Pérez consolidado como volante central -ante Colón llegó a las cinco amarillas y tuvo que cumplir una fecha de suspensión-, Ponzio últimamente debió lidiar con una inflamación del tendón de la inserción del aductor mediano que lo tuvo a maltraer desde el primer compromiso del semestre, frente a Gimnasia de Mendoza por la Copa Argentina. Eso lo perjudicó y lo relegó a un segundo plano. De esta forma, en Mar del Plata, el León volvió a ser titular luego de más de tres meses, un período en el que apenas disputó 20 minutos contra Almagro también por la Copa Argentina.

La última vez que Ponzio había sido titular en el elenco de Gallardo fue el 30 de julio, contra Cruzeiro en Brasil por la Copa Libertadores. Aunque esta etapa se caracterizó por la escasa continuidad. Sucede que aquella noche apenas pudo jugar 45 minutos (sufrió una tendinopatía de aductor derecho) y tuvo que ser sustituido por Exequiel Palacios. Con esto, el volante apenas participó en cuatro partidos en la segunda mitad de 2019 y tras el partido contra Aldosivi sus números indican que suma 169 minutos dentro de la cancha.

La suspensión de Enzo Pérez le abrió la puerta de una nueva titularidad a Ponzio en el eje central de la cancha. Para sumar minutos de juego ya había sido titular el último miércoles en un amistoso que River protagonizó en Ezeiza contra Defensores de Belgrano. Ahora, de cara a la final de la Libertadores frente a Flamengo, Gallardo pretende que sea una de las piezas de recambio. Su experiencia será necesaria para una batalla de ese calibre.

Anoche, en el estadio José María Minella, Ponzio tuvo un partido errático en algunos lapsos. Falló en varios pases y pareció sentir la falta de rodaje: pocas veces se ofreció como salida, un rol que Enzo Pérez viene ejerciendo a la perfección. Algo normal, se entiende, ante la poca competencia que el capitán exhibió en esta temporada.

Crédito: Diego Haliasz / Prensa River

Ponzio lleva pegada la camiseta roja y blanca con el N° 23 en su espalda. Un club al que regresó en febrero de 2012, en una de las épocas más duras para los millonarios. "Me quiero retirar de la mejor manera. Pero como el grupo me sostiene para poder estar, me dan ganas de seguir. Sé perfectamente que no voy a jugar tres años más. El tiempo finalmente dirá", le confesó a LA NACION una vez lograda la última Libertadores contra Boca en Madrid.

En marzo de este año la entidad millonaria renovó su contrato hasta mediados de 2020, una fecha en la que el volante podría retirarse. Se habla de un futbolista con imagen de caudillo que en River las vivió todas: desde los épicos triunfos de los últimos cinco años ante Boca y las conquistas internacionales, a ser el único integrante del plantel actual que batalló en el paso por la B Nacional. Ponzio ya es parte del grupo selecto que más títulos celebraron con la banda: acumula 14 conquistas entre los dos pasos que tiene con la camiseta del club de Núñez.

Para Ponzio, claro, el 2019 fue movido en varios aspectos. En septiembre tuvo que viajar hacia España para presentarse -junto con otros 40 involucrados-, ante el juez Manuel Aleis en los tribunales de Valencia por el supuesto arreglo del partido que Zaragoza le ganó 2-1 a Levante el 21 de mayo de 2011 para evitar el descenso.

Ponzio sabe que en River tiene lo que sueña cualquier jugador: el idilio de los simpatizantes, la admiración de sus compañeros y el respeto de los dirigentes. Es un referente, una voz autorizada. Hoy, también, el volante es consciente de que es una alternativa para Gallardo. Forma parte de una situación que inclusive conversó con el entrenador. Está lejos de ser indiscutible como en otros tiempos. Pero se asoman los últimos desafíos de su carrera y Ponzio no quiere aflojar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.