Opinión. River debe acoplar sus figuras