La Copa Libertadores. River fue a Montevideo en busca de calma, pero sufrió otro cachetazo