La Copa Sudamericana. River luchó, pero perdió en otra noche llena de nerviosismo y tensión