River rescató una igualdad con más sudor que ideas

El 1-1 con Unión le costó la punta; esta vez no fue contundente y sufrió hasta el gol de Cambiasso; cuatro expulsados
El 1-1 con Unión le costó la punta; esta vez no fue contundente y sufrió hasta el gol de Cambiasso; cuatro expulsados
(0)
30 de agosto de 2001  

SANTA FE.- Abandonado por la contundencia que había mostrado en las dos primeras fechas, a River no le quedó otra que conformarse con un empate rescatado con sudor y más de una complicación. En su visita a Santa Fe no paseó esa imagen de equipo resolutivo y práctico. Pudo hacerlo en la primera mitad del período inicial, pero Cardetti no estuvo implacable en la definición y todo se le hizo más cuesta arriba, ya sea por su propia declinación, porque Unión le fue perdiendo el respeto o porque las expulsiones desnaturalizaron el partido.

Lo concreto es que sufrió bastante para evitar la derrota. Que haya resignado la punta no es lo más grave ni preocupante para sus intereses, ya que el campeonato aún no perfiló nítidamente a los candidatos, pero que no haya podido mantener un rendimiento ascendente es una señal que no debería desatender.

Se habló de un buen arranque de River. Justificado en la movilidad de Ortega y el acompañamiento de Escudero y Coudet. No extrañó que a Cardetti le quedaran dos ocasiones propicias dentro del área, pero Fernández alcanzó a desviar sus remates. El conjunto de Ramón Díaz no intensificó la búsqueda y Unión se animó de a poco. Sobre todo por el sector de Lequi, por donde Ruiz armó un canal de avance para abastecer con pelotas cruzadas a Tilger y Donnet. Así, los santafecinos, con un plantel que vio partir a varios jugadores importantes y no se reforzó con figuras, le discutieron a River la iniciativa y el control del juego. Y aunque sus ataques no tenían a la claridad por principal virtud, igual se las arregló para arrimar peligro al área, donde Ruiz encontró un rebote e hizo estrellar su disparo en un poste.

El segundo tiempo resultó mucho más caótico. Ocurrió de todo. Los goles, los nervios, las expulsiones, el exceso de protagonismo de Baldassi... Unión sorprendió de entrada. A los 3 minutos, una equivocación de Lequi derivó en una falta sobre Ruiz; el tiro libre de Donnet fue conectado por el anticipo de San Martín , que se le escapó a Escudero y cruzó un cabezazo preciso. El volante volvía a marcarle un gol a River, como ocurrió en el último torneo.

Enseguida se fue expulsado Braña (foul a Escudero) y a los dos minutos lo siguió Lequi. Al rato, un roce menor entre Ayala y Tilger llevó a Baldassi a un abuso de autoridad: tarjeta roja para los dos.

Ya estaba en la cancha D´Alessandro para buscar la cuota de fútbol y desequilibrio que a River le faltaba. Nueve contra nueve, el conjunto de Núñez se paró con sólo dos defensores (Garcé y Yepes). Muchos más no necesitaba porque Unión se arrinconó en su área y se olvidó de Comizzo.

A River se le dificultó bastante el traslado porque insistió por el medio y siempre chocaba contra el despliegue y la capacidad de recuperación de San Martín o los rechazos de Ortiz.

La desesperación iba marcando cada arresto de River. En medio de la confusión surgió alguien que en su poco tiempo en el club ya se hizo notar bastante en la red: Cambiasso , que capitalizó una mala salida de Fernández y definió con una chilena alta. Quedaban diez minutos, pero ayer River no tuvo un día con todas las luces. Apenas le alcanzó para encontrar un empate en medio de las sombras.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.