River se dio un baño de afecto