River tiene motivos para festejar