River tenía todo para festejar, pero Boca rescató un empate con sabor a victoria