Romagnoli, en falta y con futuro incierto