Ronaldinho jugó 10 minutos: hizo dos goles, metió un caño exquisito y lo ovacionaron los rivales