Ronaldo: siempre capta la atención

El segundo duelo
(0)
26 de junio de 2002  

SAITAMA, Japón (De un enviado especial).- El fisioterapista Rodrigo Lasmar estuvo hasta muy tarde, casi la madrugada, trabajando sobre la cara posterior del muslo izquierdo de Ronaldo. Ahí donde está la mialgia que lo molesta; que no le impedirá ser titular frente a Turquía, pero que en las dos prácticas previas a la semifinal únicamente le permitió jugar los primeros 30 minutos de los entrenamientos que dispuso Luiz Felipe Scolari. Después, cambio: entró Luizao. Y El fenómeno sólo se dedicó a trotar.

Ronie siempre es tema, pero siempre. Porque se cortó el pelo repentinamente y jura que no hay cábala ni promesa que explique tal ocurrencia (que no resulta común en él). Porque llegaron a esta ciudad sus padres, junto con su esposa, Milene, y su pequeño hijo, Ronald. Porque para el partido frente a los turcos advirtió que sorprenderá a los torcedores con otra curiosidad, aunque no quiso develar la sorpresa y ya todos esperan ansiosos. Porque puede ser el goleador de la Copa del Mundo, y tal vez también la figura si consigue darle a su Brasil el trofeo que ya consiguió, aunque de muy joven, en el Mundial de los Estados Unidos de 1994. Porque niega una y mil veces que se lleve mal con Rivaldo, pero igual le van a seguir preguntando una y mil veces más.

En el entrenamiento de ayer, en el Omiya Park Stadium, a media hora de Rafre Saitama Hotel donde eligió Brasil hacer la vigilia del encuentro, apareció uno de esos personajes célebres. Esos vagabundos que siempre caen bien por simpáticos, por oportunos.

Era Bora Milutinovic. Después de cerrar su tarea al frente de China en una pobrísima actuación, ¿había venido a observar los comportamientos tácticos de Brasil en la práctica? Nada de eso. Se trató de una visita social. Su hija Garinka (el nombre es yugoslavo y significa Regalo de Dios , aunque ella es mexicana de nacimiento) es una fanática perdida de Ronie. Quería una foto con el astro brasileño para su álbum. Y qué duda cabe que la consiguió. Las ventajas de tener un papá conocido lo hicieron posible.

Son apenas algunas de las cosas que suceden alrededor del planeta Ronaldo.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?