Boca volvió a perder: cayó 2 a 1 ante Central y sigue sin dar señales

La cara de desilusión de los jugadores de Boca lo dice todo
La cara de desilusión de los jugadores de Boca lo dice todo Fuente: Telam
Tres días después de perder ante River, el equipo de Bianchi sumó otra derrota y lleva cuatro encuentros sin victorias; empezó ganando, pero se metió demasiado atrás; el conjunto rosarino lo dio vuelta en cinco minutos
Pablo Casazza
(0)
3 de abril de 2014  • 10:57

ROSARIO.– Rosario Central quiere hacer camino al andar, y dejar atrás las dudas. Tuvo que pensar en Boca porque el fixture asi lo dispone. No es que no valgan los tres puntos y mucho más logrados de manera sacrificada, reponiéndose durante el partido de sus propias imprecisiones, limitaciones y urgencias. Es que el domingo, el partido que deja conmocionada a una ciudad, vivirá una nueva edición. Newell’s esperará a su adversario histórico con la intención de vengar la derrota del torneo Inicial. En esos noventa minutos, que deciden progresos, consolidan proyectos, derrumban ideas, destrozan sentimientos y glorifican amores, tiene la cabeza el equipo de Miguel Russo .

Ganó bien Central. Lo terminó mereciendo. A decir verdad también, encontró el partido, y rescató una victoria que probablemente había perdido hace una semana al caer contra Lanús por idéntico marcador, cuando mereció mejor suerte.

Ayer, en un Gigante colmado, Boca tuvo todo para ganar y no supo. Central tuvo pasajes en los que quedó lejos del partido, desdeñó conceptos de juego en conjunto y se sintió acorralado. En medio de una medianía que adormecía, Boca era mas práctico. Replegado para defender e inteligente para salir por las bandas, el equipo de Bianchi puso siempre gente de cara al gol. No lo aprovechó porque alguna deficiencia técnica, o cierta postura displicente, le negó esa ventaja. Central repitió algunos errores que lo persiguen, como ese desorden que bien marcó su entrenador en la conferencia de prensa. "Desde el desorden es imposible crear", reconoció Miguel Russo.

Central recibió el golpe del gol de Boca, en clara posición adelantada de Emmanuel Gigliotti , y se sintió tambalear. El visitante tuvo otra clara con Gago, pero equivocó la asistencia para el goleador que entraba solo. Boca era, con matices, el mejor plantado de los dos.

En una jugada aislada comenzó a gestarse una sociedad que le daría frutos a los canallas. Niell y Abreu hicieron una contra rápida que no terminó en gol porque el derechazo del delantero uruguayo se fue por encima del travesaño.

Cambió de actitud Central en el segundo tiempo. Cambió esa lentitud que lo impregnó en el primero por una movilidad que empezó a preocupar a Boca. Al minuto ya Jonás Aguirre, que fue una pesadilla para un lento Grana, lanzó un zurdazo que Orion despejó a puro reflejo.

La cara de desilusión de los jugadores de Boca
La cara de desilusión de los jugadores de Boca Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera

Boca tuvo en esos primeros diez minutos algunos destellos de lo hecho en el primer tiempo. Martínez dejó solo a Gigliotti frente a Caranta, pero se demoró un instante en el remate, no le quedó ángulo y no pudo convertir.

Una jugada que bien pudo cambiar la historia fue una clara falta de Berra sobre Gigliotti, que hubiera terminado con el juvenil defensor en las duchas antes de tiempo. Gago reventó un pelotazo en el travesaño en otra buena combinación.

Boca llegó hasta ahí. Hasta que empezó el show de Abreu. Ganó, pivoteó, movió a toda la defensa, y asistió a sus compañeros. Allí se desnudó una faceta de Boca que tuvo que ver con la apatía y con la falta de actitud de algunos jugadores. Gago fue solo quejas, pases intrascendentes y reclamos a sus compañeros.

Central tomó las riendas, Abreu metió una asistencia perfecta a Niell que empató el partido y puso justicia. Minutos después, cuando Bianchi desconcertaba con sus cambios, Donatti, tras otra corajeada de Abreu y Niell, puso el 2 a 0. Después, Central resistió y, definitivamente, Boca se rindió

.

RUSSO Y LA TRANQUILIDAD

Para el DT de Central, Miguel Ángel Russo (foto), la clave del éxito fue la tranquilidad. "Sabemos que este equipo, cuando se serena, puede lograr grandes cosas. Estuvimos un poco desordenados después del gol de Boca, pero nos reacomodamos y supimos darlo vuelta." Sobre el clásico que se avecina, reflexionó: "Mañana [por hoy] empezaremos a ocuparnos de eso. Nosotros siempre vamos por los tres puntos que vienen. En el fútbol argentino, hablar de mediano o largo plazo siempre es complicado".

VIAJE ACCIDENTADO

El ómnibus que condujo al plantel de Boca al Gigante de Arroyito sufrió la rotura de varios vidrios luego de que el conductor chocara contra un árbol. No hubo heridos. Luego del partido, el vehículo fue reemplazado por otro. Problemas en el acceso Abonados de Rosario Central se quejaron de que les impidieron el ingreso en el estadio. El club deslindó responsabilidades en un comunicado y dijo que se debió a una "errónea decisión municipal".

El gol de Gigliotti

El gol de Niell

El gol de Donatti

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.