Rosario Central-Godoy Cruz, Torneo Primera División: los mendocinos rescataron tres puntos en Arroyito

  • 0
Rosario Central

Rosario Central

  • 1
Godoy Cruz

Godoy Cruz

  • Gastón Giménez
Gastón Giménez marcó el tanto del triunfo del Tomba; en el primer tiempo, Rodrigo Rey le había atajado un remate a Marco Ruben
Pablo Casazza
(0)
12 de marzo de 2017  • 14:21

El Tomba festejó en Rosario
El Tomba festejó en Rosario

ROSARIO.- Un partido sin historias. Apenas de momentos. Escasos, intensos, de emoción, de aburrimiento. De desprecio por la pelota. Una mirada cronológica nos deja aplausos y abucheos. El primero a Javier Pinola, el que se ganó el corazón de la gente de Arroyito con destreza y entrega. Diez meses después de una noche negra ante Atlético Nacional por la Copa Libertadores donde se facturó la tibia derecha, volvió a calzarse la Nº 25 y a comandar la última línea canalla. Apenas terminaron los aplausos llegaron los silbidos. Lucas Bernardi, hombre de sangre leprosa y actual DT de Godoy Cruz, hizo estallar el abucheo de todo el Gigante de Arroyito. Momentos intensos.

Nada de contagio tuvo esa energía con el fútbol y, mucho menos, con la pelota. A los 14 minutos, dando una señal, pelota se pinchó en una jugada intrascendente en la mitad de la cancha. Más tarde cayó un proyectil desde la tribuna canalla. Y otra detención. El juego estaba lejos de los arcos por más que Central obligara a la par de entender el modelo de juego del debutante Paolo Montero y el escaso gusto futbolístico de los mendocinos.

La temperatura subió a los 38 minutos. Un penal mal cobrado por una mano de Danilo Ortiz, derivó en una discusión insólita entre Teo Gutiérrez y Marco Ruben. El colombiano tomó la pelota para patearlo y el Nº 9 quiso arrebatarle el balón. Teo, firme, lo acomodó en el punto penal y Ruben, luego de hablar con Musto, volvió a la carga y se quedo con la ejecución. La historia término con una gran atajada de Rey al capitán del conjunto rosarino. Con esa tensión inesperada se bajó el telón de la primera etapa.

En el segundo tiempo se dio un partido algo más intenso, producto del desorden de ambos y el evidente maltrato a la pelota. Como consecuencia, no se produjeron situaciones de riesgo, de esas que se comentan en el regreso a los hogares o al día siguiente, en las oficinas. Rey, que con el transcurso de los minutos se fue erigiendo como la figura, le volvió a ahogar el grito a Ruben.

A pesar de una serie de buenas intenciones no surgió nada que rompiese la monotonía y cambiase el rumbo.

Todo caminaba rumbo a un 0 a 0 aburrido. Pero de pronto, Musto la perdió en la salida, Garro presionó y la pelota le quedó servida a Giménez, que a los 20 minutos de la segunda etapa, se vistió de protagonista para hacer gritar a toda Mendoza.

Paolo Montero, de exclusivo look italiano y octavo entrenador extranjero que se calza el buzo de DT de Rosario Central, introdujo cambios ofensivos y modificó el esquema. Pero todo quedó en un estéril trueque de ideas por urgencias.

Godoy Cruz aprovechó el momento de vacío creativo que sufrió Central y se llevó un triunfo de esos que se celebran a lo grande.

El equipo rosarino quedó preocupado, con una racha adversa que ya llegó a cinco partidos sin conocer la victoria en Arroyito. Su rival, en cambio, volvió a sonreír luego de tres derrotas consecutivas. Los ultimos instantes de la noche rosarina sirvieron para escuchar unos tenues silbidos de los hinchas del Canalla a su equipo, mientras que, de la otra vereda, Bernardi no podía contener la emoción.

La discusión de Ruben y Teo y el penal atajado por Rey

El 1-0 para Godoy Cruz

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.