Russo debe asumir la pobre realidad

Carlos Travaglini
(0)
14 de agosto de 2006  

"Con calma y tranquilidad, vamos a volver a la senda del triunfo", dijo ayer el técnico de Vélez Miguel Angel Russo, para intentar explicar la serie negativa de once partidos -siete empates y cuatro derrotas- que el equipo de Liniers acumula en torneos locales.

Y si bien siempre es positivo que un entrenador transmita un mensaje esperanzador hacia afuera, puertas adentro Russo sabe que debe encontrarle una solución a la pobre actualidad de sus dirigidos.

"Se nos fueron dos jugadores importantes como Gracián y Somoza, pero intentaremos reemplazarlos de la mejor manera posible", argumento antes del arranque del Apertura el técnico velezano.

La realidad indica que Vélez perdió mucho más que dos jugadores vitales en su estructura. Perdió la línea de juego; su versión actual poco tiene que ver con aquel equipo sólido que se conocía hasta hace poco. Russo lo sabe y ese será su mayor desafío.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?