Saben que quedaron lejos

(0)
23 de octubre de 2000  

La euforia del empate heroico habrá que buscarla en otra cancha, o en otro equipo. Desde que el árbitro Roberto Ruscio terminó el partido, River supo que de poco le había servido la entrega del segundo tiempo.

Un punto es mejor que ninguno, es cierto, pero en Núñez, tanto los jugadores como el entrenador sabían que ayer tenían que ganar y no lo hicieron. Ahora saben que quedaron lejos del tricampeonato. El discurso es casi el mismo. El técnico Américo Gallego lo reconoce subrayando al pasar errores de los jugadores; los futbolistas casi no encuentran las palabras para graficar la situación.

"Nos encontramos con un gol en contra después de un cabezazo impresionante. No sé, vemos las jugadas por la televisión en la semana y seguimos cometiendo muchos errores, sobre todo en las pelotas aéreas: no es que vea nerviosos a los jugadores... pero bueno... lo voy a hablar con ellos en la semana", señaló el Tolo, que tras el partido ante Boca de la semana última también había apuntado al rendimiento de sus dirigidos.

Gallego, que no salió a la cancha en la segunda parte porque fue expulsado -tras la igualdad, el preparador físico Alejandro Marcone también fue echado por Ruscio-, agregó: "Hubo muchas faltas a nuestro favor, sobre todo a Saviola, que el árbitro no cobró. Después vino la expulsión de Aimar y enseguida la de Husain, que le dijo a Sánchez que a Pablito le habían pegado mucho y no había amonestado a nadie. No digo que Aimar estuvo mal expulsado, pero Husain sí. Con esto quedamos lejos, pero quedan muchos partidos".

Diego Placente, la figura de la cancha, decía todo con su rostro. Ni siquiera haber sido el autor del gol del empate le cambió el semblante al defensor. "Jugamos mal y ellos aprovecharon una pelota parada. Obviamente, es difícil jugar con dos hombres menos y se nos complicó. Nos vamos con la satisfacción de haber dejado todo, pero éste era un partido que teníamos que ganar".

Roberto Bonano tampoco estaba feliz, quizá, porque la autocrítica lo pone más cerca de la realidad. El arquero fue el que más sinceridad tuvo a la hora de analizar el momento de River: "No sé por qué caímos tanto en nuestro rendimiento, pero tenemos que buscarle una solución rápido y no seguir perdiendo puntos para tener posibilidades de pelear el título. La reacción tiene que salir de nosotros, tenemos que poner todo, como lo hicimos después del gol de Trotta. Es nuestra obligación jugar todos los partidos de la misma manera. El empate no nos sirve, por eso tenemos estas caras".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.