La Copa Mercosur. San Lorenzo, a todo o nada