San Lorenzo apuesta al ataque

Aunque el empate puede ser un buen resultado, los jugadores y el entrenador del Ciclón, Rubén Insua, confían en que pueden lograr una victoria en la primera final del certamen continental, mañana, ante Atlético Nacional, en Medellín
Ariel Ruya
(0)
26 de noviembre de 2002  

MEDELLIN, Colombia.– El esfuerzo realizado por San Lorenzo para llegar a esta instancia final de la Copa Sudamericana se siente en el alma de cada integrante del equipo azulgrana, que no quiere dejar pasar la histórica oportunidad de lograr dos títulos internacionales en una misma temporada (en enero último, conquistó la Mercosur).

Tanto el técnico Rubén Insua como el resto de sus dirigidos están convencidos de poder triunfar mañana, ante Atlético Nacional, en el estadio Atanasio Girardot –con capacidad para 52.000 espectadores–, en la primera final.

Satisfechos por la cordialidad de los colombianos, el plantel de San Lorenzo desayunó ayer, a las 9.30, en el hotel Intercontinental –donde se encuentra concentrado– y luego, con buen ánimo, atendió a los medios locales.

El goleador Alberto Acosta señaló, optimista: “Llegamos con la intención de obtener un resultado que nos facilite las cosas para el partido revancha, en Buenos Aires. Sabemos que Nacional es un equipo ordenado tácticamente y con muy buen manejo de pelota, pero confiamos en que vamos a ganar. Nuestro objetivo es coronar nuestra campaña con dos títulos en un año”.

Insua, que destacó la importancia de definir la Sudamericana en el Nuevo Gasómetro, afirmó: “Hemos trabajado muy duro para llegar hasta acá. Estamos en plenitud de condiciones, con todo el plantel a mi disposición. Ahora solamente apostamos a la victoria. Presionaremos durante los 90 minutos; saldremos a ganar y no le daremos ningún tipo de ventajas a Nacional”.

El arquero Sebastián Saja, que opinó que el conjunto colombiano fue el que mejor fútbol practicó en el torneo y que “peleará duramente por ganar la final”, aseguró que San Lorenzo tiene “suficientes cualidades” para ganar. “Creo que será un partido muy disputado –añadió el N° 1–, donde se verá un buen juego, de ida y vuelta. Debemos tener mucho cuidado con sus dos armadores, Freddy Grisales, que fue compañero mío, y Neider Morantes.”

Tras la charla con los periodistas, los jugadores se dedicaron a distenderse en la pileta del hotel, ubicado al sur de esta ciudad; almorzaron a las 12.30 y, a las 19, realizaron el reconocimiento del estadio Atanasio Girardot, donde Insua dispuso una práctica con ejercicios livianos.

Hoy, por la tarde, el plantel realizará el segundo entrenamiento en un lugar por designar, ya que el reconocimiento de las instalaciones del Club Cartón Colombiano –donde iban a trabajar– no conformaron a Juan Manuel Llop, ayudante de campo de Insua, y Jorge Rinaldi, manager del club. Guillermo Zoppi, dirigente a cargo de la delegación del Ciclón, está realizando gestiones para que el equipo trabaje nuevamente en el estadio Girardot.

A pesar de que el entrenador azulgrana no lo confirmó, ésta sería la formación para jugar ante Nacional: Saja; Esquivel, Gonzalo Rodríguez, Morel Rodríguez y Paredes; Chatruc, Michelini y Zurita; Romagnoli; Astudillo y Acosta.

Un partido a estadio lleno

MEDELLIN, Colombia (De un enviado especial).– Los 22 grados y una molesta humedad recibieron a San Lorenzo. El clima de la final asciende a pasos agigantados; los organizadores esperan un estadio colmado. Recorriendo las calles de la ciudad, abundan las camisetas verdes y blancas de Atlético Nacional.

Se cree que el equipo colombiano recaudará cerca de 430 millones de pesos, unos 150 mil dólares, por la venta de entradas. “Aparte del dinero que nos ingrese por taquilla, si salimos campeones, recibiremos 250 mil afirmó Silvio Mejía, presidente de Nacional.

El encuentro se jugará bajo un gran operativo policial que incluirá el cierre de las calles aledañas al estadio y cacheos policiales para el ingreso de los hinchas.

“Se desplegarán, con cinco horas de anterioridad, unos 1200 policías. Vamos a permanecer en la zona dos horas después de terminado el partido para que no haya ningún inconveniente”, dijo el coronel Álvaro Botero, sub comandante de la Policía Metropolitana de Medellín.

Ayer, en las ventanillas del estadio, largas colas de hinchas consumieron las primeras entradas puestas a la venta, las cuales según los cálculos de los directivos del Nacional, se agotarían hoy. Las localidades populares valen 1, 5 dólares, mientras que las plateas cuestan US$ 7.

Por: Ariel Ruya
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.