San Lorenzo se prueba el traje de puntero