San Lorenzo tomó algo de respiro ante el entonado Colón