En su regreso a la Copa Libertadores, San Lorenzo la pasó mal en el Maracaná