San Lorenzo, entre River y su futuro en la Libertadores