San Lorenzo, ni encerrado tiene paz