San Lorenzo, entre la impaciencia del DT Almirón y la obligación de equilibrar las cuentas

Crédito: Twitter
Fernando Vergara
(0)
10 de enero de 2019  • 23:59

La molestia de Jorge Almirón es evidente. En Brasil, los días de pretemporada transcurren y los refuerzos que solicitó para San Lorenzo no llegan. Como en una partida de ajedrez, los intérpretes especulan y estudian: a la ansiedad del entrenador se le añaden las cuentas que hacen los directivos del Ciclón, y el tire y afloje permanente en un mercado de pases complejo.

Por ahora, la idea de Almirón de adaptar a las caras nuevas a su esquema de juego quedó vacía. Apenas tres refuerzos arribaron a Boedo: Fernando Monetti, Raúl Loaiza y Gustavo Torres. De ellos, en principio, sólo el arquero será titular y los colombianos asoman como apuestas y piezas de recambio. Y la inestabilidad de los días quedó expuesta con el viaje que ayer realizaron Matías Lammens y Marcelo Tinelli a Porto Alegre para charlar con el entrenador en el complejo Vila Ventura Ecoresort. ¿El objetivo? Transmitirle tranquilidad. La mecha se encendió cuando Almirón evidenció su malestar.

"Me gustaría tener a los jugadores al inicio de la pretemporada, se ha dilatado un poco la llegada de algunos. Con el equipo que tengo, hay que ser realista, es muy difícil ser candidato a ganar la Copa Libertadores. Si llegan los futbolistas que creo que pueden venir, podemos hacer un equipo competitivo, pero la realidad es que todavía no han llegado", expresó en Brasil. Y en Buenos Aires los directivos recogieron el guante. Después de varias idas y venidas en las negociaciones por Federico Mancuello y Miguel Trauco, tanto Lammens como Tinelli entendieron que era indispensable conversar con el DT. A oídos de los dirigentes había llegado el rumor de un posible enfado del director técnico.

Cara a cara

"A Jorge lo encontré ansioso, pero no preocupado. Tiene razón, porque incorporaciones es lo que precisa el equipo y tenemos que darle el gusto. No es cierto que estaba enojado. Estamos dispuestos a hacer un esfuerzo económico", remarcó Lammens.

San Lorenzo tendrá un año exigente, con una agenda apretada, y la realidad indica que el plantel todavía se encuentra debilitado. Porque el objetivo principal es ser protagonistas en la Libertadores y Almirón se lo dejó en claro a los dirigentes en la reunión de ayer. En la charla, el DT puso las cartas sobre la mesa: pretende un equipo fuerte y que someta al rival, fundamentalmente en ataque.

Sin embargo, el Ciclón fue topándose con trabas. Por Mancuello ofertaron 800.000 dólares a Cruzeiro, dueño del 60% de la ficha. La porción restante pertenece a Flamengo, y entre las entidades brasileñas no se ponen de acuerdo en la cesión. Encima, al interés de Boedo le salieron competidores: Boca y un club mexicano. En tanto que lo de Trauco se frustró porque tiene "un nivel de complejidad muy grande", según el presidente azulgrana. El peruano ya viajó a la pretemporada de Estados Unidos con Flamengo y Abel Braga, su nuevo DT, le aseguró que tendrá oportunidades de ser titular.

Lo concreto es que en el comienzo de año las negociaciones por diversos futbolistas se dilataron y el Ciclón, por ahora, apenas cerró un refuerzo de jerarquía –Almirón confía en Monetti como arquero– y la situación disgustó al cuerpo técnico. "Nos faltan dos o tres incorporaciones para ser titulares. Un delantero extremo y un volante izquierdo son las prioridades", dijo Lammens. El mandamás también confirmó que le realizaron a Atlético Nacional de Medellín una oferta de 3.500.000 de dólares por Jeison Lucumí, el delantero que Almirón quiere para abrir al equipo en ataque. Los colombianos dudan y esperan la respuesta del TAS para saber si podrán incorporar jugadores en 2019.

Desde la dirigencia de San Lorenzo hablan de plan A y plan B a la hora de las negociaciones. "Estamos para salir a competir económicamente, pero encontramos algunas trabas en los pases. Por eso analizamos distintas alternativas", aseguró Lammens. En esa línea de planes secundarios, en las últimas horas, aparecieron los nombres de Juan Manuel Sánchez Miño para el lateral izquierdo, Helibelton Palacios para el lateral derecho (también Leonardo Jara) y Oscar Trejo para la delantera. "Nos interesan", aseguró el presidente, que también entiende el fastidio de los hinchas. "En el torneo estamos en una posición incómoda. No nos gusta, somos autocríticos y la responsabilidad es de todos. Hubo errores y tenemos que corregirlos rápido". San Lorenzo es otra realidad del fútbol argentino.

La utopía de Honduras

"La selección de Honduras lleva más de 400 días sin director técnico y el nombre de Jorge Almirón surgió como una de las alternativas para dirigir a los centroamericanos, que no clasificaron al último Mundial de Rusia 2018. Y si bien todavía no hubo contactos con el DT oriundo de San Miguel, el interés es real. Almirón es un excelente director técnico, y puedo confirmar que es uno de los nombres que maneja la Comisión de selecciones de la Federación. Tenemos en carpeta tres o cuatro apellidos", le aseguró ayer a la nacion José Ernesto Mejía, el secretario general de Fenafuth (Federación Nacional Autónoma de Fútbol de Honduras). En relación a lo expresado por el dirigente, el uruguayo Fabián Coito –de la Sub 20 de su país– es otro de los entrenadores apuntados por la dirigencia hondureña. Con la mente en San Lorenzo, será difícil la salida de Almirón, que tiene contrato con los azulgranas hasta junio de 2020.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.