Un cambio de aire para San Lorenzo: venció a Palmeiras y quedó en la cima de su grupo en la Copa Libertadores

CONMEBOL Libertadores Fase de grupos
  • 1
San Lorenzo

San Lorenzo

  • Marcelo Herrera
  • 0
Palmeiras

Palmeiras

Fernando Vergara
(0)
2 de abril de 2019  • 08:00

Un cambio de aire. Un bálsamo para las urgencias de San Lorenzo. Este Ciclón, que no ve la hora de finalizar la Superliga, intenta abstraerse de las malas sensaciones que lo rodean. Y anoche logró un triunfo resonante 1-0 sobre Palmeiras que lo depositó en la cima de su grupo en la Copa Libertadores. Por la magnitud del rival, tal vez, resultó la victoria más importante de los azulgranas en el último año. Aun cuando todos los protagonistas son conscientes de que resultó una alegría muy ajustada y la imagen del equipo todavía no es la mejor, es un punto de partida para tratar de iniciar un despegue. Y Almirón, claro, está más tranquilo que un mes atrás.

Palmeiras llegaba a este compromiso en un estado de forma óptimo, con dos triunfos en dos presentaciones en la Copa, con cinco goles a favor y la valla invicta. Sin sorpresas, porque de antemano el club paulista es el firme candidato a ganar el grupo F, por la calidad de sus futbolistas y también por el holgado presupuesto que invierte cada año en la búsqueda del torneo más importante del continente. Para ser precisos: desde aquella noche del 24 de octubre de 2018 cuando perdió frente a Boca 2-0 en la Bombonera en semifinales de la Libertadores, el Verdão apenas había caído en un partido sobre 25 disputados, contra Corinthians en el Paulista (febrero de este año). El elenco de Luiz Felipe Scolari tiene poder de gol y a varios intérpretes para llegar a convertir. Anoche, sin embargo, no les fue fácil encontrar los espacios. Y eso fue mérito de San Lorenzo.

El partido se planteó en una interesante disputa en los primeros 45 minutos. Sin demasiadas emociones, es cierto. Trabado, luchado, con abundancia de pierna fuerte. Allí apareció el oportunismo del colombiano Juan Camilo Salazar a los 20 para presionar arriba y dejarle la pelota servida por el medio a Gonzalo Castellani, que estrelló un derechazo en el palo derecho de Weverton. Cinco minutos más tarde Palmeiras tuvo la más clara: en una maniobra fantástica, Moisés se arqueó y sacó una chilena que rebotó en el travesaño.

Pero este San Lorenzo tiene un problema notorio: envuelto por las urgencias, se paraliza cada vez que tiene la pelota en su poder. Es un estigma. El balón gira en la mitad de la cancha sin profundidad, sin sorpresa, sin conexiones. Un manejo sin gol. Es apenas una de las falencias que este conjunto viene desnudando en los últimos meses y uno de los aspectos que más preocupa en Boedo.

En el segundo tiempo San Lorenzo tenía que dar otra prueba de carácter. Y mostró otra faceta totalmente diferente. Esa rebeldía que se pedía desde la tribuna la aportó, al igual que contra Gimnasia, el juvenil Andrés Herrera, que otra vez se animó desde afuera del área y brindó la ventaja a los 5 minutos. El correntino de 20 años encaró por el medio, se animó y desató un festejo alocado.

El elenco de Almirón no brilla, es verdad, pero poco a poco empieza a mostrar algunos signos que lo revitalizan. Sacar chapa de protagonista en su cancha es uno de ellos. El coraje para dar la cara y reaccionar, el otro. ¿Falta más gol? Sí, pero repuntó. Y no es poco lo mostrado para un plantel que estaba hundido. Con esto, la superioridad sobre los paulistas se hizo más evidente cuando algunos jugadores se inspiraron. Anoche surgieron claramente las figuras del líder Fabricio Coloccini y los colombianos Raúl Loaiza y Salazar. Este último, picante, fue determinante para desarticular la estructura que ofrecían los locales. El gol de Herrera los había entonado y también se sentía el mismo fervor en las tribunas.

San Lorenzo no mostró un juego vistoso, pero ganó merecidamente. Eso le alcanzó para seguir con el pie derecho en la Libertadores. Una inyección anímica y motivadora.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.