San Lorenzo recibe a Central mientras piensa cómo administrar un plantel numeroso solo para la Superliga

Crédito: @SanLorenzo
Ariel Ruya
(0)
16 de agosto de 2019  • 20:55

La Superliga es un oasis en el desierto de la competencia. Entre los grandes, apenas River sostiene el sueño de la Triple Corona, Boca se mantiene en la Libertadores, Colón en la Sudamericana y la Copa Argentina conserva solo a 14 equipos de primera -el torneo doméstico tiene 24 casilleros-, entre los octavos y cuartos de final. Los gigantes, de presupuestos excesivos, tienen largos días sin actividad oficial, con planteles que exceden los 30 apellidos, muchos de ellos incorporados en los últimos días. Racing, ganador de la Superliga pasada, y San Lorenzo son los poderosos que solo miran en una única dirección. La Academia, tal vez, tiene menos urgencias: es el último campeón y volverá a la Libertadores en la próxima temporada. San Lorenzo, en cambio, con algunas figuras de peso específico, quedó afuera de la Copa frente a Cerro Porteño y tiene la obligación doméstica. Con Juan Antonio Pizzi, con los hermanos Romero y una interesante nómina de jóvenes promesas. Eso sí: va a tener apenas 14 partidos hasta el final de año, el 8 de diciembre próximo, por la fecha 16.

La realidad del país, por un lado. Ya pasaron las PASO, habrá elecciones el 27 de octubre y, como una hipótesis, el balotage sería el 24 de noviembre. En el medio, dos fechas FIFA: el 5 y 9 de septiembre, y el 9 de octubre jugará el seleccionado argentino en el exterior. El Ciclón es un buen ejemplo: la proyección es que tendrá un partido cada 9, 10 días. Un problema mayúsculo, si es mal administrado.

En la antesala del choque entre punteros con Rosario Central -previsto para hoy, a las 17.45, en el Bajo Flores-, Pizzi reflexiona sobre el complejo escenario. Obligado a mantenerse en las alturas, al tiempo de que parte del plantel no se relaje. "Hay que tratar de ser honestos con los chicos, con los grandes y con nosotros mismos para poner en la cancha al mejor equipo que nos pueda representar. Para este fin de semana tendremos 12 o 13 futbolistas que no estarán convocados y debemos prestarles la misma atención que a los que van a jugar el sábado", asume. Y va más allá: "Por la historia de este club, por nuestra exigencia, por el nivel de los jugadores, siempre nos vamos a sentir con posibilidades de ganar todo lo que compitamos. No me creo con más chances que antes, yo hubiese preferido estar en la próxima etapa de la Copa y competir en la Superliga".

La presión suele ser expulsada en todos los ámbitos. La etiqueta de candidato es para los demás. "Nuestra historia nos obliga a pelear. Hay muchos equipos con aspiraciones, que están preparados con cantidad y calidad para jugar dos competencias", asume, en referencia a otros casos de grandes con aspiraciones, casi, casi, exclusivas. Y Central es un adversario de jerarquía. "Yo entiendo la ansiedad del periodismo y de la gente, pero nosotros pensamos que tenemos 35 partidos, van dos, para poder llegar a los 35 partidos hay que ganar el que viene, siempre el más importante es el que viene, hoy la final es San Lorenzo", pisa el freno Diego Cocca, el entrenador.

El extremo de la falta de competencia lo ofrece Newell's, que sufrió por la postergación del encuentro con Independiente, acorralado por el adelantamiento del choque de la Copa Sudamericana frente a Independiente del Valle. Sin otro desafío por delante que la Superliga, el equipo rosarino se quedó sin jugar durante 20 días. Volverá a escena hoy, desde las 15.30, en el Parque Independencia, frente a Unión.

Quedó expuesto Frank Kudelka, el conductor de Newell's, cuando en plena conferencia de prensa se enteró de la postergación de aquel encuentro. Su incredulidad recorrió con picardía las redes sociales. "Cuando haya que jugarlo, lo jugaremos, pero esperemos que no se especule y se atengan al reglamento y no a las conveniencias. Me gustaría que el fútbol cambie en algún momento y no sea a conveniencia de los clubes de Buenos Aires. ¡Por favor señores de la Superliga sean respetuosos de los reglamentos!", exclamó. En un principio, se jugaría en el espacio vacío de una fecha FIFA.

Un mensaje de Tata Martino a los hinchas de Newell's

Con 1,150 de promedio, Newell's es uno de los tres peores promedios del torneo que apenas dio dos pasos. Con esa urgencia, en estos días se armó una suerte de pretemporada, que incluyó amistosos, para no perder el ritmo de la efervescencia habitual. Pero no es lo mismo. Newell's, de algún modo, va a volver a debutar en el torneo. "Esperemos recomenzar nuevamente con la intensidad que pudimos jugar en el primer partido. No nos sirve el parate, pero es lo que nos toca", sostuvo el conductor. En su único partido, Newell's se impuso por 2 a 0 sobre Central Córdoba, de Santiago del Estero, uno de los ascendidos y, seguramente, un rival directo para evitar el descenso hasta el final del campeonato.

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.