A pesar de su versión mejorada, San Lorenzo se preocupa: aún no marcó goles este año

Nicolás Blandi falló un penal ante Independiente
Nicolás Blandi falló un penal ante Independiente Fuente: FotoBAIRES
Fernando Vergara
(0)
5 de febrero de 2019  • 00:25

San Lorenzo se lamenta por los goles que no llegan en la Superliga. Si algo le debe doler a un entrenador de estilo ofensivo como Jorge Almirón es que su equipo no encuentre la efectividad de cara al arco rival. Primero fue ante Huracán, luego contra Defensa y Justicia. Lo exhibido en el último clásico contra Independiente lo evidenció aún más: el Ciclón todavía no convirtió goles en lo que va de 2019.

Sufre San Lorenzo con esos nueve compromisos sin ganar -siete con Jorge Almirón como director técnico- con cuatro derrotas, cinco empates y tan solo cuatro goles a favor. El último tanto de Boedo fue marcado por Rubén Botta, de penal, el sábado 8 de diciembre en la igualdad 1-1 contra Estudiantes. Y entre tanta rotación de nombres -varios se marcharon y además arribaron diez refuerzos- el equipo siente que se mejoró en la posesión de la pelota y en la búsqueda del arco oponente, aunque a veces sin claridad. La imagen es prometedora y Almirón apuesta por un juego fluido, asociado, con desmarques, pero todavía debe mejorar en las llegadas. Le falta precisión para quedarse con los tres puntos.

En San Lorenzo creen que el clásico contra Independiente podría haber funcionado como un despegue. Tuvo todo para ganarlo y desaprovechó un penal -Martín Campaña se lo tapó a Nicolás Blandi a los 37 minutos del tiempo- y jugó desde el primer minuto del complemento con un jugador más por la expulsión de Emanuel Brítez tras recibir dos tarjetas amarillas. Sin lograr pases entre líneas, el último sábado fue Gonzalo Castellani quién probó de media distancia en varias oportunidades. Independiente, como pudo, resistió y aguantó el empate.

En sus últimos partidos al Ciclón le costó demasiado hallar los espacios. Contra los de Avellaneda se pudo observar varias veces a Almirón pidiendo que muevan el balón con rapidez de una banda hacia la otra, pero no sucedió. Además, obstruidos los generadores de juego del conjunto azulgrana, al DT también le fastidió cuando los marcadores centrales -especialmente Marcos Senesi- se quedaban sin pase y tiraban pelotazos largos. No obstante, quedó en claro que el local debió ganar ese partido por varios goles. Aunque la ineficacia de cara al arco rival quedó expresada en esos 11 remates fallidos, contra apenas dos del Rojo.

"Hablar de mala suerte es demasiado chico. Tenemos que generar las situaciones de gol y meterlas. Hay jugadores que llegaron sobre la hora, cuando se pongan todos bien vamos a tener un equipo más competitivo. Con el correr de los partidos y de los entrenamientos vamos a ir mejorando", analizó Almirón.

Un punto a tener en cuenta: sin contar las definiciones por penales, el capitán Blandi convirtió cinco de los diez que ejecutó con la camiseta azulgrana. Un registro bajo para un goleador de su jerarquía y para un futbolista autoexigente como él. El último gol del artillero fue el 22 de octubre del año pasado, en el triunfo 2-1 sobre San Martín de San Juan. Cable aclarar que en la última parte del 2018, el jugador oriundo de Campana se perdió varios de los partidos por lesión y le hace falta rodaje. Ahora toca levantarse de nuevo ante la racha adversa. Recuperar la confianza será clave para uno de los símbolos de este equipo, que en Boedo encontró su casa: lleva 53 goles en 132 partidos. El Nº 9 es una garantía para los hinchas y un motivo de alerta constante para los equipos rivales. "Se nos está haciendo cuesta arriba, es cierto, son muchos partidos sin ganar con esta gran camiseta. Pero la única forma de salir adelante es con trabajo", explicó Blandi.

En los últimos partidos, de la zona media hacia adelante, Raúl Loaiza apareció como uno de los puntos más altos de San Lorenzo. En sus primeras presentaciones el colombiano evidenció que no le costó la adaptación al fútbol argentino. Recuperador y criterioso para distribuir, parece haberse adueñado del centro del campo. Pero la tarea que está en deuda es la de los creadores de juego: Fernando Belluschi y Rubén Botta, quienes no logran desnivelar. Generalmente buscan convertirse en ejes y generar un circuito de manejo de la pelota, pero en estos primeros desafíos del año no consiguieron ganar la pulseada en el medio.

Más allá de la coyuntura que entregan los números, hay que tener en cuenta otras cuestiones. Los dirigentes del Ciclón están muy conformes con el trabajo diario de Almirón. La propuesta seduce, sin dudas. Es más: el respaldo de los simpatizantes azulgranas a la nueva gestión del entrenador es absoluto. En cada uno de los compromisos en el Nuevo Gasómetro se palpa el entusiasmo. Deberá tener paciencia San Lorenzo ante los malos resultados porque arribaron diez futbolistas que se están acoplando a la estructura del equipo. Paciencia y perseverancia, desde ya: hay un proceso en marcha, un plantel en maduración y será clave respetar los tiempos de trabajo.

Mientras, San Lorenzo trata de plasmar ese compromiso dentro del campo. No siempre puede aprovechar el potencial, pero renovó su estilo. Contra Independiente, el Ciclón terminó en la cancha con seis de las recientes incorporaciones: Castellani, Loaiza, Gino Peruzzi, Andrés Rentería, Gustavo Torres y Héctor Fértoli. Jugadores que se van conociendo con el correr de los días. "Estamos convencidos de la idea que tiene Almirón para el equipo y sabemos que a la larga nos va a llevar a los buenos resultados", resaltó Blandi.

Una buena noticia para lo que viene: Nicolás Reniero ya tiene el alta médica, se entrena junto al resto del plantel y está a disposición del cuerpo técnico para el partido del próximo sábado contra Colón, en Santa Fe. Será también una prueba de fuego para volver a mejorar la puntería e intensificar la sintonía con la red.

Se sumó el último refuerzo

El colombiano Juan Camilo Salazar se realizó la revisión médica y se suma a los entrenamientos de San Lorenzo. El extremo de 21 años aterrizó en la Argentina luego de que compraran el 50 por ciento de su ficha en 1.350.000 dólares. Salazar viene de Millonarios de Bogotá y forma parte de las diez incorporaciones que hizo el Ciclón en este mercado de pases.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.