Scolari

“Mis jugadores sienten que ya son campeones igual”
Cristian Grosso
(0)
28 de junio de 2002  

YOKOHAMA, Japón.– Luiz Felipe Scolari mira para adelante. Y ve la final del Mundial. Ahí, donde muy pocos se imaginaban que iba a llegar Brasil. “Alemania es un seleccionado de tradición, un equipo frío y calculador. Haber conseguido la clasificación en un repechaje seguramente hizo más fuerte al grupo. Habrá que tener cuidado con su juego aéreo. Es un equipo para respetar. ¿Las posibilidades? 50 por ciento para cada uno, como lo indica el 0 a 0 con el que empezará el partido”, acepta Felipão, que en un pasaje de la conferencia de prensa asume que aquellos primeros tres o cuatro meses posteriores a la asunción del cargo –en junio de 2001– fueron un verdadero “infierno”.

Le preguntan por Pierluigi Collina, el árbitro italiano de la final. Lo llevan hacia un supuesto complot y entonces la indignación de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) y... Felipão interrumpe. “Collina es maravilloso, espectacular. Es el árbitro de mejores condiciones. Los atletas lo admiran. No es bueno, es muy bueno. Y la CBF está satisfecha, que nadie lo dude. He escuchado por ahí que va a favorecer a Alemania porque él hace una publicidad para Adidas y todo eso de las marcas... ¿qué tiene que ver? Yo hago publicidad para Guaraná... ¿y? A lo sumo los dos ganamos dinero”, contestó con una sonrisa. Pero se esmeró por aclarar que nadie en Brasil ve fantasmas detrás de la designación del juez de la final.

Scolari ya estuvo en Japón en ocasión de otras tres definiciones. Con clubes, todas. Y perdió dos y ganó una. “Espero ponerme 2 a 2 con la selección”, bromeó. Se refiere a las finales que cedió con Gremio y Palmeiras en las Copas Europeo-Sudamericana, en Tokio, en 1995 y 1999, respectivamente. Y con el club de Porto Alegre consiguió la Recopa 1996, en Kobe, frente a Independiente.

¿Qué pasará con Scolari después de la final? “Mi relación como entrenador de Brasil terminará el próximo domingo, así está hablado con el presidente de la CBF. Me voy porque termina el contrato, después, por los próximos siete días, no querré oír hablar más de fútbol..., luego veremos cómo sigue la situación”. ¿Cómo continuará? Ricardo Teixeira, titular de la CBF, va a hacer lo imposible por retenerlo. Y es probable que lo consiga, más allá de que Felipao reconoció que le gustaría dirigir en algún club italiano.

A dos días de la definición que podría darle a los brasileños la quinta Copa del Mundo o que podría depositarlos en la desilusión, Scolari habló de la posibilidad de la derrota que ofrece todo partido de fútbol. “Si Brasil no sale campeón, para los jugadores no será la muerte. Mis jugadores sienten que ya son campeones igual, y tienen razón porque atravesaron situaciones muy duras y supieron salir adelante.”

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?