Se fue hecho: Independiente rescató un empate

En el Centenario, el conjunto dirigido por Pastoriza igualó 0 a 0 ante Nacional; Navarro Montoya evitó varios goles de los locales
(0)
25 de febrero de 2004  

MONTEVIDEO.- No resultó directamente proporcional con el juego de cada uno. Independiente resignó la búsqueda ofensiva y por eso se llevó más de lo que mereció. La igualdad por 0 a 0 ante Nacional, por la segunda fecha del Grupo 5 de la Copa Toyota Libertadores, se sostuvo en el sostenido protagonismo de los locales y la actitud temerosa del conjunto de Avellaneda. En definitiva, se quedó con un punto de oro en el Centenario.

Cada vez que Independiente visitó a Nacional en el Centenario y por la Copa Libertadores logró un empate y luego se quedó con el torneo (0 a 0 en 1964 y 1 a 1 en 1984, justamente con José Omar Pastoriza como DT). ¿Será un señal?... el tiempo dirá.

La asignatura pendiente del conjunto de Avellaneda fueron sus ambiciones ofensivas, absolutamente relegadas. El arquero Fernando Navarro Montoya y la suerte se asociaron para evitar la caída en el área propia, y la de enfrente quedó muy lejos.

Desde las primeras acciones, Nacional arrinconó a Independiente sobre su arco a partir de las arremetidas de Guerrero por la derecha. Los defensores de los Rojos tardaron en ubicarse en el Centenario, que mostró un campo de juego con mucha agua a pesar de que en los últimos días no se registraron precipitaciones en la capital uruguaya. De entrada, el arquero Navarro Montoya se lució ante un remate de Sebastián Eguren y, en la jugada siguiente, Alexander Medina desperdició una situación clara al desviar su tiro cerca del palo.

Los dirigidos por Pastoriza ingresaron en la cancha con una misión muy concreta: mantener a Nacional lo más lejos posible del arco de Navarro Montoya y cortar el circuito futbolístico de los locales. En el primer tiempo, sobre todo, no lo logró. ¿Por qué? Principalmente porque sus potencialidades estuvieron estáticas. Esta vez Independiente tuvo un juego no muy cautivante, ya que para protegerse, sólo liberó a los volantes Damián Manso y Hernán Losada para que se asociaran a Sebastián García, el único atacante.

Al primer intento de Independiente en el área, a los 20 minutos del primer tiempo, le faltó precisión y decisión. Damián Manso logró desprenderse de sus marcadores y García, ex jugador de Nacional en las inferiores ahora en Independiente, llegó con lo justo para conectar de cabeza.

Los gritos de Navarro Montoya se repitieron para tratar ordenar el descontrol. Fabián Coelho desaprovechó otra chance en el medio de una defensa desordenada y nerviosa. Después Navarro Montoya sacó un tiro en el ángulo de Adrián Romero. La iniciativa y los rebotes pertenecieron a Nacional hasta que el conjunto de Avellaneda consiguió despertarse de su letargo, pero sólo fue en el comienzo del segundo tiempo.

Nacional ubicó nuevamente las cosas en su favor con un tiro de Coelho que pegó en el travesaño y quedó en la cabeza de Medina, antes de que la pelota ingresara en el arco de Independiente el árbitro Marcio Rezende anuló correctamente la jugada por posición adelantada del defensor Carlos Valdez. Poco después, Gustavo Méndez tardó en el remate y Cristian Zurita cerró los caminos justo a tiempo. Los merecimientos estaban bien claro para el lado de Nacional, le faltó eficacia frente a Navarro Montoya, junto con Rafael Olarra los sostenedores de la resistencia.

Los jugadores de Independiente amagaron con abandonar tantos complejos. Pero las expulsiones de Leonel Ríos -por una dura infracción sobre Coelho- y de Darío Caballero -por una incorrección inentendible- le devolvió el nerviosismo. Navarro Montoya, la figura, apareció una vez más ante una media vuelta de Medina para cerrar el partido y el empate resultó más desproporcionado. Un punto de visitante siempre sirve, pero ante tantos contratiempos el saldo final se potencia aún más.

  • Ovación para Máspoli

    Antes del partido, se realizó un minuto de silencio en reconocimiento de Roque Gastón Máspoli, que el último domingo falleció a los 86 años. Todo Uruguay lloró la muerte del arquero del seleccionado charrúa en la hazaña del Mundial del 50, frente a Brasil, en el Maracaná.
  • MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.