"Se potenciará la necesidad de jugar bien", dijo Bielsa

El DT habló sobre la exigencia de enfrentar a Nigeria, Inglaterra y Suecia. "El sorteo no nos favoreció", agregó
Claudio Mauri
(0)
5 de diciembre de 2001  

Marcelo Bielsa posee un desarrollado sentido para desdramatizar la coyuntura futbolística, sin que eso signifique caer en la despreocupación o la falta de valoración de una situación. A tres días de conocerse los rivales (Nigeria, Inglaterra y Suecia) de la Argentina en el Mundial 2002, el director técnico del seleccionado evitó amplificar el clisé del tipo zona de la muerte .

Tras seguir la televisación del sorteo en directo desde su casa, el entrenador, con una sonrisa resignada, dijo que su evaluación sobre el grado de dificultad de la Zona F es "la misma que hizo todo el mundo".

Luego, de sus expresiones se pueden establecer tres categorías sobre lo que la suerte le deparó a la Argentina:

1a) Diagnóstico : "El azar no nos favoreció. Nos tocaron rivales de aparente mayor dificultad en comparación con los demás grupos, en los que a priori hay al menos un equipo con escasas posibilidades de clasificación. En el nuestro, cualquiera de los equipos puede pasar a la zona siguiente".

2a) Objetivo: "Se hará indispensable jugar bien para superar a los tres adversarios. La necesidad de buen juego que siempre existe, ahora se potencia. Y eso es una buena perspectiva para nosotros. No me parece relevante que inmediatamente nos enfrentemos con equipos importantes. Las eliminatorias fueron una base de trabajo, desarrollo y experiencia colectiva importante para el Mundial".

3a) Perspectiva: "Un Mundial representa un suficiente impulso, con independencia del rival que toque. El grupo que nos tocó estimula lo competitivo. En lo personal prefiero adversarios que quieran compartir la iniciativa de juego con nosotros, en vez que nos la cedan, porque en la presunción de ataque existe la posibilidad de que se desprotejan defensivamente. Prefiero equipos que nos ataquen. El análisis que hago es optimista".

Sobre la particularidad de que al seleccionado le esperará un compromiso de alto voltaje ante Inglaterra ya en su segunda actuación, Bielsa comentó: "Celebro vivir un partido de esa naturaleza. Es lo que soñamos toda la vida. Pero la producción de la Argentina no se medirá por los rivales; lo que se considerará es dónde terminaremos".

Finalizada la competencia por este año, la etapa de preparación premundialista constará de cuatro amistosos, tres en Europa. "Uno en febrero, uno en marzo, otro en abril (el 17, ante Alemania, en Stuttgart) y el último a mediados de mayo, ya en Japón. Quisimos programar uno contra Escocia, pero no fue aceptado porque están sin técnico. La idea es jugar ante equipos que representen características de los que encontraremos en el Mundial. Esos partidos los afrontaremos durante la semana y casi sin prácticas previas, ya que en el domingo anterior y en el posterior hay competencia en las ligas", comentó el entrenador.

Sobre el nivel futbolístico que puede tener el Mundial hizo un par de distinciones: "Un tercio de los equipos permite imaginar producciones de jerarquía, pero también reconozco que hay una tendencia general a los planteos conservadores. No sé cuál alternativa prevalecerá".

Bielsa dijo que desconocía que la FIFA exige presentar un mes antes del Mundial una lista de 35 jugadores, de los cuales después deben quedar los 23 definitivos. "No lo sabía, pero eso generará en algunos futbolistas una expectativa que no es conveniente".

Fuera de las impresiones sobre el futuro, la única consulta revisionista que se le hizo a Bielsa fue sobre el último encuentro de las eliminatorias, ante Uruguay, en el que la Argentina dejó la impresión de no querer buscar el triunfo sobre el final. El DT asumió la defensa de su conjunto: "Fue un partido especial, con un equipo que tenía necesidades distintas a las nuestras. Ellos dominaron más, pero nosotros tuvimos más situaciones de gol. Lamento mucho la lectura que se hizo. Se involucró la honorabilidad de un equipo sin argumentos. No coincido con eso de que fue un pacto de no agresión. Veo una necesidad de interpretar las cosas para que generen repercusión, aunque la realidad no ofrezca datos. Si esto no fue claro, tomemos el ejemplo de Paraguay-Colombia, cuyo 4 a 0 es la prueba más clara de inocencia, no de sospecha, porque los colombianos debían ganar por cinco goles".

No quiso pronunciarse sobre Boca-Bayern Munich, aunque señaló que "las conclusiones futbolísticas más alentadoras las dejó Boca".

La concentración en Japón

Según la agencia ANSA, la Argentina habría elegido la ciudad de Fukushima, al Norte de Tokio, como búnker durante el Mundial. Anoche regresaban al país, desde Japón, José Pekerman, Claudio Vivas y Rubén Moschela.

Nigeria

Fuerza y potencia: "Es el rival que tiene menos vinculación con la táctica y más con la potencia física. Son muy fuerte y potentes. Aparte tiene esa capacidad de desequilibrio individual que depende de la inspiración". Sobre este partido, en el que la Argentina debutará en el Mundial, la FIFA modificó ayer el horario; se disputará el 2 de junio, a las 2.30 de nuestro país.

Inglaterra

Con técnica individual: "Comparado con Suecia, Inglaterra posee individualidades con mayor incidencia en el juego. Futbolistas como Owen, Beckham y Gerrard le agregan al funcionamiento un poco más de brillo y elaboración. Su director técnico (el sueco Sven Goran Eriksson) ya demostró su capacidad en Europa".

Suecia

Más previsible: "Tiene un fútbol lineal, directo, con una elaboración menos pausada del juego. Muestra un pasaje rápido y sorpresivo al ataque. Juega velozmente, con futbolistas puestos al servicio de esa idea. Hizo una buena eliminatoria. Tiene jugadores destacados en el nivel internacional. Respetamos su jerarquía".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.