Opinión. Sector VIP para barras, un proyecto inadmisible