Selección argentina: Lucas Ocampos sigue haciendo goles sin ser el N° 9, como querían su padre y el representante

Lucas Ocampos festeja el gol contra Alemania el día de su debut
Lucas Ocampos festeja el gol contra Alemania el día de su debut Fuente: AFP
Claudio Mauri
(0)
13 de noviembre de 2019  • 23:59

Cuando Lionel Scaloni lo convocó por primera vez al seleccionado argentino, Lucas Ocampos todavía no había debutado en Sevilla ni causado el fuerte impacto futbolístico de los cinco goles en 12 fechas, una producción que le merece ser considerado una de las revelaciones de la Liga de España y una de las mejores contrataciones del último mercado de pases. El director técnico argentino lo había incluido en la primera lista post-Copa América, a mediados de agosto, para los amistosos con Chile y México, pero un traumatismo en el pie derecho le impidió incorporarse.

Fue el último desencuentro con el seleccionado de Ocampos, que anteriormente ya había estado en los planes de Sampaoli y Martino -el Tata, para los Juegos Olímpicos de Río-, pero nunca había llegado a materializarse la citación. El siguiente llamado, para los últimos amistosos ante Alemania y Ecuador, lo aprovechó muy bien. "Quiero ver más a Lucas, me parece un jugador muy interesante", era la expectativa de Scaloni.

Debutó en el segundo tiempo contra Alemania y fue una pieza importante en el cambio de imagen del equipo y en la remontada del 0-2; a cinco minutos del final hizo el gol del 2-2. Cuatro días más tarde, fue titular y un debilitado Ecuador sufrió su potencia y zancada por la izquierda. Abrió vías de ataque y volvió a marcar, el sexto del 6-1 El entrenador de Pujato volvió a elogiarlo dentro de un concepto colectivo: "Estos partidos nos sirven un montón porque demostramos que hay jugadores que son capaces de jugar con esta camiseta".

Los goles contra Ecuador y Alemania

Después de esa serie de dos amistosos, Ocampos quedó integrado como uno de los últimos futbolistas de la renovación que lleva adelante Scaloni. Seguramente tendrá más minutos en las dos duras pruebas contra rivales sudamericanos: Brasil (el viernes) y Uruguay (el lunes). En algunas prácticas de esta semana en Mallorca fue incluido entre los titulares en un medio campo con Paredes y De Paul, pero lo más probable es que vaya al banco. Lo concreto es que él y Marcos Acuña están llamados a ser los relevos de Ángel Di María, ignorado tras la Copa América, más allá de ser actualmente una de las figuras de PSG.

Con 25 años y un poderío físico condensado en 1,87 metros y 84 kilos, Ocampos hizo las inferiores en Quilmes y Matías Almeyda lo hizo debutar en la primera de River en la temporada más tortuosa, la de la B Nacional en 2011/12.

En la campaña del ascenso, Ocampos ya se presentaba como un estilete por la izquierda. Pero detrás había una historia sobre su ubicación en el campo. El director técnico Oscar Garré lo tuvo a Ocampos en el seleccionado argentino Sub 17 que en 2011 participó en el Sudamericano y el Mundial de la categoría. El campeón mundial en México 1986, en diálogo con La Nación, contó la anécdota que lo convierte en el entrenador que redifinió el puesto de Ocampos: "Lucas llegó al juvenil como centro-delantero. Yo tenía en ese puesto a los otros dos chicos de River, Andrada y Pugh. Yo le veía condiciones porque tiene fuerza, sacrificio, recorrido. Para mí, se perdía si lo metía entre los dos zagueros centrales rivales, quedaba encajonado porque por su físico necesita espacios. Entonces le indiqué que cuando perdíamos la pelota, retrocediera por la izquierda, y que cuando la tuviéramos, atacara desde la izquierda hacia el centro. Un día viene y me comenta que el padre y el representante le dijeron que tenía que jugar de N° 9. Le pregunté a qué se dedicaba el padre: 'albañil', me respondió. Entonces le contesté que le dijera al padre que se dedicara a hacer bien las casas y al representante que se ocupe de cuidarle la plata. Que de dirigir me encargaba yo. Tan equivocado no estaba. Por la izquierda le fue muy bien en River y está haciendo carrera en Europa. Estoy esperando que un día venga, me pague un café y me diga que algo de razón tenía. Lo digo con buena onda, porque es un buen chico y se merece el progreso que está mostrando".

En la práctica con el plantel en Mallorca
En la práctica con el plantel en Mallorca Fuente: AFP

Tras el ascenso con River y disputar un solo partido en el torneo de primera división, fue transferido a Monaco, que estaba en segunda división y lo transformó en el pase más alto de la historia en esa división al pagar 16 millones de euros, de los cuales 2,4 fueron para Quilmes.

En el principado francés empezó una trayectoria europea que supera los siete años con posteriores pasos por Olympique de Marsella (dos etapas), Genoa, Milan, hasta llegar ahora a Sevilla. De Marsella (27 goles en cuatro temporadas) no se quería ir porque, además de su buen nivel, se sentía muy identificado con la pasión sudamericana con que los hinchas viven el fútbol, pero la conducción del club necesitaba un ingreso económico importante para compensar la ausencia en la Champions League.

Por 15 millones de euros fue transferido a Sevilla, donde muy pronto se ganó el afecto de los hinchas al hacer un gol para ganar 2-1 el clásico andaluz ante Betis. En Sevilla volvió a la dirección deportiva Monchi, uno de los más prestigiosos reclutadores de futbolistas y descubridor de talentos. Hace unos días dio su opinión sobre Ocampos: "Su físico es portentoso en capacidad aeróbica, fuerza y potencia. Y está despertando en algo que no es habitual: el gol. Tiene margen de mejora, todavía no exprimió todo su potencial". Una carga de energía de la que también espera beneficiarse el seleccionado.

El plantel viaja a Arabia Saudita

Este jueves, el plantel argentino cerrará la preparación en Mallorca y viajará a Arabia Saudita, donde mañana enfrentará a Brasil en un amistoso en Riad. Lionel Scaloni estuvo ensayando con dos esquemas, un 4-3-3 y un 4-4-2. El primero, con el tridente Messi, Agüero y Lautaro Martínez, con De Paul, Paredes y Lo Celso en el medio. Si no juega Martínez (no participó de algunas prácticas por un golpe en la cabeza sufrido en Inter), podría ingresar Ocampos en un 4-4-2. Al arco irá Andrada y la defensa sería con Foyth, Otamendi, Pezzella y Tagliafico. Como no recrudecieron los ataques palestinos a Israel, por ahora se mantiene el amistoso con Uruguay, el lunes, en Tel Aviv.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.