Opinión. Ser campeón quizá no sea lo mejor para River