San Lorenzo. Ser protagonista: un reto para el Ciclón